Fecha: 17/09/2018

 

¿PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA EN TIEMPOS DE CRISIS O PLAN DE VUELO?

Área: Planificación Estratégica

Autor: Iruma Castro R.

Una de las preguntas que empresas pequeñas y medianas se hacen en estos tiempos es si lo que indican los libros de gerencia, aplica para ellas o aplica en su entorno. En general, la literatura de negocios siempre hace referencia a la importancia de contar con un Plan Estratégico y con frecuencia Gerentes Generales, Presidentes o Directivos de este tipo de empresas se preguntan: ¿Siendo tan pequeños necesitamos un plan estratégico?, o se preguntan: ¿Cómo le justifico a la Junta Directiva, que ante las circunstancias actuales, debamos desarrollar un plan estratégico?

Ciertamente ambas son preguntas válidas, ya que si consideramos que la Planificación Estratégica es una disciplina de negocios que tiene por finalidad generar un marco de referencia para el diseño del futuro de la empresa u organización, una empresa pequeña podría poner en duda efectivamente el necesitar un “marco de referencia“, o cualquier empresa mediana podría cuestionarse “diseñar el futuro” en tiempos de gran incertidumbre.

Ante estas preguntas mi posición como asesora y facilitadora de la gestión estratégica es que todas las empresas requieren prepararse para el futuro a pesar de la incertidumbre y definir al menos, lo que me gusta denominar, “un plan de vuelo” que les permita ir desde su situación actual a la situación deseada, dentro del entorno que les toca vivir.

Bajo un entorno de gran incertidumbre, este plan de vuelo no debería tener un horizonte mayor a 12 meses, sin embargo, siempre será importante estar preparados para cambios del entorno que puedan ir más allá de un año, por lo tanto, todo cuanto se plantee para ese período debe contribuir con esta preparación.

El detalle importante para empresas pequeñas y medianas es que cada una puede desarrollar su plan de vuelo de acuerdo con su realidad, necesidades e intereses propios. No es necesario ser una empresa con miles de empleados, ni generadora de millones de dólares para requerir prepararse para el futuro, bien sea a corto, mediano o largo plazo.

Un plan de vuelo real (el que realiza el piloto de un avión) contiene información relativa al viaje, en donde se definen aspectos como la identificación del avión, los aeropuertos de origen y destino, hora de salida, velocidad de crucero, tiempo estimado del vuelo, ruta a seguir y otros aspectos técnicos.

Para definir el plan de vuelo de la empresa se requiere identificar su situación actual o punto de partida, los objetivos que se desean alcanzar y las actividades y recursos que se necesitan para alcanzar estos objetivos o punto de llegada. Es imprescindible que las actividades que se describan dentro del plan de vuelo sean realmente viables en el período que se defina para el plan, tanto en términos de recursos como de tiempo.

El contar con el plan de vuelo le permitirá a su empresa:

  • Incrementar su rentabilidad, participación de mercado y la satisfacción de sus clientes al identificar oportunidades y debilidades, amenazas y fortalezas, y desarrollar las acciones para contrarrestar unas y reforzar otras
  • Manejar la incertidumbre y prepararse para el futuro, a partir del establecimiento de metas y las iniciativas apropiadas para alcanzarlas
  • Establecer dirección y mejorar clima laboral al definir prioridades y el camino a seguir en cada una de las áreas, dando mayor claridad a los roles dentro de la organización, trabajando por consenso e impulsando el trabajo en equipo
  • Permanencia al identificar iniciativas que garanticen la sostenibilidad del negocio en el tiempo

En una próxima entrega hablaremos de cómo definir el punto de partida o situación actual de su empresa, mientras tanto quisiera saber si ¿ya ha definido el plan de vuelo de tu empresa para los meses por venir?